sábado, 31 de diciembre de 2016

Consejo Presidencial para la Sexo Diversidad

Consejo Presidencial para la Sexo Diversidad

Durante tres periodos el partido de Gobierno, primero como Movimiento 5ta República y luego como el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) dominó la Asamblea Nacional 2000-2005; 2005-2010; 2010-2015. Un gobierno auto denominado como revolucionario pero que ignoró todas las iniciativas legislativas introducidas por los grupos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).   
     
El 15 de diciembre de 2015, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, en un acto a media noche, juramentó al Consejo Presidencial para la Sexo Diversidad. Sí, una comisión presidencial más de las muchas que se han creado y que no se sabe que hacen ni cuáles son sus responsabilidades y mucho menos sus resultados. Eran circunstancias muy particulares dado que el gobierno o el partido PSUV, es lo mismo, había perdido las elecciones a la Asamblea Nacional. La Asamblea saliente estaba apresurada violando normas y reglamentos tratando de dejar un TSJ y un CNE complaciente al gobierno, como en efecto lo hicieron.

En ese acto estuvieron presentes miembros de organizaciones “sexo diversas”, cómo ellos se autodenominan, entre otros, Leandro Viloria, Koddy Campos y la dirigente política y creadora de la fundación base lésbica Ingrid Barón, quien además es la vocera principal del Consejo, solicitó al presidente lo siguiente: 1. Ley antidiscriminación 2. Ley de identidad de género 3. Ley de Unión Civil.

El día domingo 20 en horas de la noche circuló por las redes sociales una información que aseguraba que el día martes 22 de diciembre los grupos “sexodiversos” como se autodenominan,  los grupos LGBT oficialistas, entregarían dos proyectos de ley.   No obstante, no se conocía cuáles eran las leyes ni el texto de las mismas.  Posteriormente, el día lunes supimos que los instrumentos legales son un “proyecto de ley de Igualdad y no discriminación por orientaciones sexuales, identidad y expresión de género” y  un “proyecto de unión civil”.  

Y comenzaron a recoger firmas, debían ser más de 21 mil en menos de una semana, lo cual se sabía sería imposible de lograr; y aquí les va una ración de realidad: las firmas recogidas para el proyecto de ley matrimonio igualitario se recabaron menos de esa cantidad en más de seis meses en todo el país con participación de más de 40 organizaciones.

Esos intentos de aprobación de leyes no fueron más que patadas de ahogados. Los últimos intentos para limpiar la cara de un gobierno que los desprecia, que los ignora, que no los quiere pero que los utiliza. Solo fueron eso, intentos, porque sabemos que a este gobierno solo le importa mantenerse en el poder, no le importa la gente, no les importa más que mantener la fuente de su riqueza económica. Terminó el año 2015, se agotó la Ley Habilitante y una vez más los volvieron a ignorar.    

Barón, en su intervención en la juramentación de la mencionada Comisión, dejó muy clara la razón por la que actuaban con tal premura. Dijo “A nosotros no nos representa ninguna burguesa, no nos representa, así haya llegado porque la haya impuesto un dueño de su partido”.   Adicionalmente, dijo Barón “No podemos permitir que la derecha siga diciendo que la revolución no hace nada por la sexodiversidad”.


Posteriormente, a través de su cuenta en twitter, ante la pregunta de un activista del estado Zulia, también afecto al gobierno sobre la aprobación de esas propuestas antes de culminar el 2015;    Barón aseguró “si no las aprueban, me retiro del activismo”. Lo cual, obviamente, no cumplió luego de que las propuestas no fuesen aprobadas. 

Es que lo saben, ni los psuvistas, ni Chávez ni Maduro hicieron, ni han hecho nada a favor de personas LGBTI en 17 años.  Al partido del gobierno se le acabó su tiempo para legislar a favor de las personas LGBTI. No lo hicieron.  Es que no los escucharon, no les aprobaron ni siquiera el día Nacional contra la homofobia que les prometieron aprobar en mayo de 2015 y luego los dejaron colgando, tan solo un día antes de la fecha anunciada.  Los rechazaron como candidatos al parlamento. Rechazaron la ley de Matrimonio Civil Igualitario. Los engañaron y los utilizaron. Es que debe ser frustrante, decirse revolucionarios y haber sido ignorados por quienes supuestamente los representan.      

Y ahora han creado esta nueva instancia que seguramente será una fachada más, un cascarón vacío. A principios de año 2015 crearon  el Consejo Nacional Permanente de la Sexodiversidad, aunque nadie sabe qué hace ese consejo; y además crearon un Consejo Patriótico de la Sexodiversidad, no sabemos si es el mismo u otro diferente. Así mismo, se creó un frente socialista de la sexodiversidad y una plataforma lésbica. Al parecer, han realizado congresos, encuentros, mesas de trabajo, talleres, etc., en los que salen solo promesas pero ningún compromiso real. Y la mejor muestra es que no hay ni una ley que realmente proteja a personas LGBTI contra la discriminación ni que sancione los crímenes de odio que ya sobrepasan los 100 en los últimos cinco años; y lo que es aún peor no hay ninguna política pública que beneficie a las personas LGBTI en materia educativa, de salud, ni de ningún otra área. Las meras menciones en uno que otro instrumento legal no ha servido para nada si no se asegura su cumplimento.  
  
Ha pasado un año de la creación del Consejo Presidencial para la “Sexo-diversidad”. El pasado 15 de diciembre,  a través de la cuenta de la Red LGBTI de Venezuela @redlgbtivzla se les felicitó por el primer aniversario y se les preguntó por las actividades realizadas, y el impacto de esas actividades en la población LGBTI con dos mensajes.
1.  “Felicitaciones.  Nos gustaría conocer las acciones que han llevado a cabo, y cuál ha sido su resultado, impacto y beneficio a personas LGBT”
2. ¿Y cuál es el balance, los resultados? ¿Qué actividades han hecho? ¿Qué impacto han tenido en las personas? @mfrancovzla @CPGPSD

No hubo respuesta desde la cuenta del CP de la sexo diversidad, más si de una cuenta de un activista de nombre Miguel Franco @afrancovzla quien el 17 de diciembre respondió lo siguiente: “y de cuando acá debemos dar balance y reporte a organizaciones de derecha? Y quienes son UDs para pedirlas ??? (sic)”

Pues resulta que según la Ley de Consejos Presidenciales del Poder Popular, estos son parte del llamado gobierno popular. Responden directamente a la vicepresidencia de la República pues esta les otorga recursos para su funcionamiento. De tal manera, que por ser parte del gobierno, sí están obligados a informar sobre sus acciones.

Vale la pena destacar, lo irregular de la creación de estos Consejos Presidenciales, mucho antes de que se aprobara la Ley que los regula, pues esta fue publicada en Gaceta el 29 de diciembre de 2015.   

Adicionalmente, nos gustaría saber las labores hechas por la Oficina para la Sexo diversidad del gobierno del Distrito Capital bajo la coordinación de Leandro Viloria y Koddy Campos quienes estuvieron en Argentina, Uruguay y en Tailandia este 2016. ¿Qué acciones llevaron a cabo? ¿Cuáles son los resultados de esos viajes? ¿Qué beneficios aportan a las personas LGBTI en Venezuela?

Existe también una oficina de defensa de la comunidad “sexo diversa” dentro del Ministerio de la mujer e igualdad de género. Nos gustaría saber cuáles son las acciones que han llevado a cabo. ¿Qué políticas se han implementado para beneficio de las personas LGBTI? ¿Dónde están las propuestas de políticas publicas elaboradas y puestas en funcionamiento? ¿Cuántos casos han atendido? ¿Cómo se han solucionado esos casos?


Respuestas, exigimos respuestas a quienes ejercen funciones dentro del gobierno a favor de las personas LGTBI en Venezuela. Y tiene que ir mucho más allá de que el Presidente Maduro levante la bandera arcoiris o los mencione en algún discurso, o que los hayan invitado a alguna reunión o "les permitan" hacer algo. No, exigimos resultados reales, que se traduzcan en beneficios para todos, no solo para el sector afecto al gobierno.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada